Blanca como la nieve, Roja como la sangre de Alessandro D’Avenia

agosto 15, 2012     Elii Vela     5 estrellas, Alessandro D'Avenia, Contemporánea, Juvenil, Romance, Romántica sentimental

Divider
Blanca como la nieve, Roja como la sangre de Alessandro D'Avenia
También de este autor: Cosas que nadie sabe
Editorial Debolsillo, Penguin Random House Grupo Editorial Fecha de publicación 2012
Páginas: 249
Formato: Paperback
Obtenido en: Intercambio
Agrégalo a Goodreads
five-stars

Leo vive en pleno torbellino de la adolescencia. Un universo en clave en el que irrumpe un nuevo profesor, un verdadero soñador, que pone a prueba a sus alumnos y les obliga a plantearse preguntas acerca de la vida y de sus propios sueños. Preguntas que a Leo le cuesta responder, pero que le acercan poco a poco al incomprensible y lejano mundo de los adultos. Además, Leo tiene un enemigo al que teme: el color blanco. Porque para Leo todas las emociones tienen un color, y el blanco es la ausencia, la soledad y la pérdida. El azul es el color de la amistad, y el color de los ojos de Silvia, su mejor amiga, leal y serena, y su apoyo constante. El rojo, en cambio, es el color del amor, de la pasión, de la sangre; rojo es el color de los cabellos de Beatrice. Porque Leo ahora ya tiene un sueño, y se llama Beatrice, aunque ella todavía no lo sabe. Cuando Leo descubre que Beatrice está enferma y que su enfermedad está relacionada con ese blanco que tanto le asusta, deberá buscar dentro de sí mismo, sangrar y renacer para entender que los sueños no tienen fin y que siempre hay que encontrar el coraje para creer en algo más grande. Una historia entrañable y de ágil lectura que nos sumerge en el mundo de un adolescente que busca respuestas acerca de la vida, el amor y la muerte.

Todas las personas que llegan a nuestra vida, aparecen ahí por algo. En un momento determinado. Y uno muchas veces no sabe el por qué, ni el cómo, hasta que un día, se nos revela ese secreto y el blanco comienza a llenarse.

Es difícil definir un libro como éste. Primero, porque Leo es un jovencito y su narración lo demuestra, sus gestos, sus problemas, sus divagaciones… Pero su voz es FUERTE. La lees, la sientes, la vives. 

Leo odia el blanco. El blanco es nada. Es silencio. 
El rojo es vida, es la sangre, es Beatriz. 
Y ella es su amor. 

Pero ¿qué es Beatriz para Leo? 
¿Qué es en realidad? 
¿Para qué está en su vida? 
Y ¿por qué en ESE preciso instante en que por fin se encuentran y no antes? 
Entonces… ¿qué es Leo para Beatriz?

Las respuestas están en las hojas de este libro que, lleno de humor, de tristeza, de amor; no enseña lo importante que es saber valorar esta vida que nos ha tocado vivir. La vida es del color que uno quiera pintarla. Los sueños están ahí, esperando a que nosotros hagamos las preguntas adecuadas, y los descubramos. Los completemos.

Blanca como la nieve, roja como la sangre es una lectura peculiar. Lidia con temas como la depresión en la adolescencia. Muchas veces, las personas que nos rodean pueden no VER realmente lo que está sucediendo a un ser querido, o si son mayores, pueden minimizar sus problemas, porque, siempre los problemas de uno parecen ser mucho más grandes. Por fortuna, siempre hay un ángel por ahí, dispuesto a ayudarnos. Un ángel que puede llegar de la forma más bizarra a nuestra vida, o puede haber estado ahí todo el tiempo para nosotros, pero no haber reparado en ello antes.

Este libro es muy complejo y como bien lo dice ahí mismo, lo mejor de los libros viene entre líneas. El crecimiento personal de Leo a lo largo de la historia, sorprende y fascina. Sus logros se vuelven del lector, sus tristezas y frustraciones son compartidas y eso es lo que hace a los buenos libros; inolvidables. Éste lo es. Que no les engañe la publicidad de otros libros juveniles. El amor que hay aquí no es pasteloso, es real.

five-stars
Elii Vela

Tags: ,

5 responses to “Blanca como la nieve, Roja como la sangre de Alessandro D’Avenia

  1. Pues ¿qué decir? me llama mucho, mucho. Y por lo visto no es caro aunque sea porque es pequeño. Es probable que lo compre pronto.
    Se me hace bueno algo que mencionas…
    Saludos.

Deja un comentario