Maquiavelando: Patitas pa' qué te quiero

Maquiavelando es una sección que inauguramos en el blog (si existe en algún blog en español, no lo sé) y se ha inspirado en la sección Cover Critique de Jenny @Supernatural Snark. Consiste en postear cada viernes una o varias portadas, con un tema en común y darles hasta por debajo de la sobrecubierta. Desde luego, las críticas de estas portadas no son de ninguna manera o forma una reflexión sobre el autor, el contenido o la editorial. El objetivo es divertirse pero sin insultar.

Mi dulce patita,

Hace muy poco han terminado las Olimpiadas y yo fiel que soy a ellas, no me las perdí para nada. Me encantan los deportes, ya lo sabes. No puedo decir si tengo uno que sea mi favorito porque mientras se usen los pies, yo los veo y como no hay forma en que los atletas se los quiten, pues tengo que seguir y seguir pegado a la televisión mientras ellos participan. Quiero aclarar que desde las olimpiadas anteriores tuve un pensamiento horrible, pero no fue hasta esta ocasión en que consideré que tengo un fetiche de pies. ¡¡¡Veo pies en todos lados!!!

Todo empezó cuando me encontré con estas piernas de fantasía. Son tan delicadas, tan sensuales, tan, tan… negras!! Y las amé de inmediato, supe que tenía que tenerlas conmigo. Los pies de Christina son tan hermosas. Pero no te enojes mi vida, te lo ruego. 


Mas tarde descubrí que habían pies deliciosamente dulces como los de mi vecina Bety, no me preguntes cómo lo supe, simplemente los vi, en esas adorables sandalias y el esmalte perfecto y ya, me tenía a sus pies…literalmente! No me pude resistir.


Veo tus pies muy bien cuidados, blanquísimos, suaves y me queda la duda. Quiero saber si te pintarálas uñas de azul o de morado…

Querer adivinar si en las mañanas elegirás el rosa o el blanco me llevó a preguntarme… ¿tendrán las mujeres un lenguaje secreto que incluya al esmalte de uñas? ¿Lo tienen, cariño? ¡Respóndeme, te lo imploro!

Yo diría que si te las pintas de rojo, es que estás tramando una maldad en la que no podré resistirme ser tu cómplice.


Y si lo haces de azul, es porque deseas ir a la playa, ¡vaya milagro ese! Pero patita mía, piensa que si vamos a la playa, y bien que me gusta ir, tú andarás por ahí descalza. Y sí, amo los pies. Los tuyos. Y los míos. Sobre todo los míos.

Y odio que me los aplasten. Incluso si es alguien como tú, pequeña tramposilla, que no quieres que se te quemen con la arena…


Por lo menos deja que me ponga unos zapatos, que mis pobres pies sufren luego las consecuencias y ni tus besos de vampiro van a lograr curármelos.


En fin, patita de mi vida. Tengo que despedirme pues el trabajo abunda. Todos tienen pies y muy pocos los cuidan, así que yo, cual mártir que soy, debo hacerlo por ellos.

Te quiere siempre,
~tu fiel podólogo.
Elii Vela

Deja un comentario

CommentLuv badge

3 comments