Maquiavelando: Remedios caseros

febrero 3, 2012     Elii Vela     Maquiavelando

Divider

Maquiavelando es una sección que inauguramos en el blog (si existe en algún blog en español, no lo sé) y se ha inspirado en la sección Cover Critique de Jenny @Supernatural Snark. Consiste en postear cada viernes una o varias portadas, con un tema en común y darles hasta por debajo de la sobrecubierta. Desde luego, las críticas de estas portadas no son de ninguna manera o forma una reflexión sobre el autor, el contenido o la editorial. El objetivo es divertirse pero sin insultar.

Bienvenidos a su sección Reseteando a la abuelita, el día de hoy les tengo una muy buena receta que les hará ver todo rojo!! De la emoción, desde luego, mis queridos seguidores. 


Hoy hace un día espléndido y es perfecto para salir a dar una vuelta por el parque pero por favor no se vayan a desmandar con la caminata, si no me creen déjenme les cuento lo que le sucedió a mi prima Carola la última vez que hizo ejercicio, terminó con la espalda toda tiesa y es que ay! mis radioescuchas (suspiro), por qué nos duele tanta distancia… oh! pero si ya me estoy poniendo a imitar a ese cantante del vecino país del sur… Mejor a lo que te truje chencha y empecemos con los ingredientes:



Tintura de árnica
Una pizca de aloe vera
Una cucharada de excretas de paloma
Vestirse de blanco <– para aligerar el espíritu
Hacerlo en un espacio abierto, de preferencia en medio del bosque, justo en el crepúsculo*
*La abuela, yo y las palomas declinamos toda responsabilidad derivada de un encuentro con Edward Cullen o Lestat. Y las mordidas que eso pueda generar.


El árnica es excelente para calmar las dolencias musculares. Lo único que debes de hacer es mezclarlo todo hasta que queden bien integrados los ingredientes. Entonces sí, viene lo difícil: la aplicación.


Todo depende del lugar de la contractura y del largo de tus manos. Si eres tan pequeña como yo, pide ayuda. No importa en donde sea, seguro no llegas. Lo mismo si eres tan flaca que todos te dicen que hasta la mínima ventisca te hace volar*
*La abuela, las palomas y yo declinamos toda responsabilidad de fractura de huesos derivada de la aplicación del ungüento.


Pero si eres tan necia como mi prima Carola puedes intentar subir tu brazo derecho hasta tu boca y morder tu dedo índice, sirve para que desvíes la fuente de dolor. Entonces sí, con tu mano izquierda estirada todo lo que da y en postura “quiero dislocarme el brazo” comienza untando la pomada con las yemas de tus dedos. Cuando termines (unas cinco horas después), relájate leyendo un buen libro.


Y hasta aquí mis buenos oyentes. Los espero en la próxima entrega de Reseteando a la abuelita. Besos palomosos ¡muak!



Bienvenidos a una entrega más de su programa Reseteando abuelita. El día de hoy vamos a hablar de Cirugía estética casera.


Primero responde a unas sencillas preguntas:
¿Tienes los labios gruesos? SI   NO
Si tu respuesta fue negativa, yo puedo ayudarte a tener esos labios de actriz de Jalywud. Lo único que necesitas hacer es:


1 Marcador Negro de tinta permanente
1 Cartulina en el color extravagante que se te ocurra 


Escribir la frase: Busco novio


Entonces sí, una vez que el chico esté contigo solo debes pedirle que te bese como a las heroínas de tus libros de romance preferido. Conseguirás labios Yolii de momento*
*La abuela, las palomas y yo declinamos toda responsabilidad de desangramiento por exceso de mordeduras.


Siguiente pregunta ¿Quieres labios con el efecto de “raya en medio? SI  NO
Si contestaste afirmativamente, necesitas conseguir:


Una planta con espinas, la más grande que encuentres. Si es Acacia cornigera o cuerno de toro, como decía mi abue, mucho mejor!! Sus fieles horamigas pueden hacer todo el trabajo de la hinchazón si no resultó mi primer tip para conseguir labios Yolii.
Llenarte de valor para el dolor que conlleva, pero bien decía mi abuela ¡la belleza cuesta!


Y si quieres tener la quijada partida no es necesario que te metas a la lucha o el boxeo, la misma planta ayuda. Recuerda que es importante que hagas un solo movimiento, es decir de arriba hacia abajo. Repite el procedimiento 20 veces al día por dos semanas y los resultados serán sorprendentes!!


Pues bien mis queridos nietecitos, hasta aquí hemos llegado con los tips de hoy. Pero antes, leeré la última carta que me enviaron a mi PO Box.

Querida abuelita informática,


No tienes idea de lo mucho que me han servido tus tips. He conseguido el cuerpo escultural que tú me dijiste que tendría. Y por eso quiero compartir contigo mi mejor secreto de belleza… ¡Cómo cortarme las uñas!


Necesitas una ventana rota con astillas grandes, de preferencia la de tu habitación. Y es perfecto para los días de calor, ya me lo agradecerás después. 


Debes pasar tus uñas una por una sobre el filo. Raspar con cuidado y tras unas breves pasadas revisa que estén del tamaño de tu elección. Repite el procedimiento hasta que queden a tu gusto. 


Si chorrea tinta roja, no te preocupes. Usa un pincel y extiéndelo en tus uñas, será el esmalte perfecto!!!


Me despido de ti, esperando que leas mi carta con todos tus seguidores.


Sinceramente,
B. Malice

Elii Vela

Tags:

6 responses to “Maquiavelando: Remedios caseros

  1. Buuu creo que no mande bien mi comentario, duh, estaba buenísimo, pero me da flojera hacerlo otra vez jajajaja

    Eso sí, la abuelita es muy buena, ni yo estudiando tantos años reseteo así de bien jajaja

  2. ja ja!! xD!! no estoy muy segura de hacerle caso a la abuelita me da un poco de pavor ja ja!!
    la verdad que las dos primeras son horribles, la tercera es típica de una película de terror clase B, que bárbaro!!
    besos a la abuelita !!

Deja un comentario